Si no puedes volar, corre.

Si no puedes volar, corre.

  • Categoría de la entrada:Ideas

“LA SALUD ES EL ESTADO COMPLETO DEL BIENESTAR FISICO, MENTAL Y SOCIAL, NO SOLAMENTE LA AUSENCIA DE ENFERMEDADES” Organización Mundial de la Salud (OMS).

En estos días nos siguen surgiendo en nuestra cabeza más de una pregunta tales cómo… ¿Qué nos espera en los siguientes meses? ¿Qué tipo de previsiones podemos hacer pensando en el 2021? ¿Cuándo será posible volver a hacer planes para una vida totalmente libre y sin restricciones por COVID?.

El poder proyectar nuestros pensamientos más allá del presente para poder planificar nuestro futuro es una necesidad que todos seguimos teniendo. Nuestro cerebro es una máquina que está programada para pensar y planificar cosas que ocurrirán en el futuro. Ya sea una simple cita con un amigo, unas vacaciones con la familia, un viaje o una reunión de trabajo para un proyecto. El planificar nuestra vida es un mecanismo necesario y automático de nuestras neuronas. La frase “Vivir la vida” la podemos entender de diferentes maneras, cada uno le da un significado distinto al resto. No obstante, lo que está sucediendo en esta nueva realidad hace que no podamos cumplir nuestros objetivos en la vida, lo cual nos genera sensaciones de fuerte malestar psicológico provocándonos frustración e impotencia, pero, cómo bien recordaba un artículo que leí hace unos días, más que poder decir “save the date” hoy hemos dado el paso al “change the date”. Nos estamos acostumbrados a ver frustrados todos los intentos de organizar algo de nuestra vida y esta sensación se está haciendo cada día más presente y más pesada.

En el año 2000, un grupo de psicólogos liderados por Martin Seliman, de la Universidad de Pensilvania, fundaron la ciencia de la llamada psicología positiva. Ésta consiste exactamente en el estudio de los riesgos de la personalidad y de las actividades que contribuyen al bienestar emocional. Empezaron centrarse no sólo en lo que no funciona de nuestra psique, sino en cómo los pensamientos de carácter positivo pueden provocar sensaciones y emociones que nos ayudan e incentivan a que nuestros sueños se puedan realizar.

Programar - Nello

Según el profesor Daniel Todd Gilbret de la Harvard University, el cerebro es quién se encarga de la creación de nuestro futuro. Es la máquina programada para planificar constantemente nuestra vida. Es por ello, que la imposibilidad de poder ejercer estas facultades producen en consecuencia el comienzo de unos estados depresivos, que a su vez, son la causa principal de un bloqueo físico y mental, pudiéndose así transformar en estados crónicos de catarsis emocional. Un estado emocional muy peligroso para nuestro confort durante ésta nueva temporada de restricciones y confinamientos.

Todos sabemos que la mejor medicina para nuestro bienestar es la propia actividad física. La sensación de movimiento, el sentir el control de tu cuerpo nos provoca una vitalidad física y mental. El hacer ejercicio, ya sea pasear unos 25 minutos, es el mejor antídoto para el estrés o los estados depresivos, ya que produce unas sustancias químicas, como la serotonina y las endorfinas, que nos generan unas sensaciones placenteras en nuestro cuerpo y mente.

Así pues, hay que poner en práctica la conocida frase: Lo que no controlas, te controla, es decir, centrarnos única y exclusivamente en lo que puede estar bajo nuestro control. Dejar que nuestros pensamientos se enfoquen sólo en lo que no podemos controlar, y pasar a una serie de nuevos pensamientos y objetivos más relacionados con vivir en el presente, el hecho de una vida que está bajo nuestro pleno control. ¿Y cómo podemos hacer eso? Simplemente dejando de utilizar verbos en Subjuntivo y en Condicional. Pasar a verbos que se relacionan con el Presente Indicativo. O bien… tener en mente una serie de pequeños consejos que yo mismo tengo anotados desde hace años en mi cuaderno. Son 7 pequeños consejos, que de forma cierta, podrán ayudarnos a salir de estas sensaciones de impasse.

Primer consejo:

Mejorar tu salud. Para ello haz ejercicios de respiración, al aire libre o en la ventana, llenar bien lo pulmones inspirando profundamente y expirando. Beber diariamente en pequeños sorbos de agua durante el día. Comer mucha fruta. Masticar los alimentos del modo más perfecto posible para facilitar la digestión. Evitar el alcohol, el tabaco y las medicinas (a menos que estuvieras en tratamiento médico).

Segundo consejo:

Desterrar absolutamente de tu ánimo, por más motivos que existan, todas ideas negativas. Eliminar sentimientos cómo el rencor, odio, tedio, tristeza, venganza y pobreza. Huir como de la peste de todas personas murmuradoras, chismosas o vanidosas. La observancia de esta regla es de decisiva importancia ya que se trata de cambiar la energía espiritual a de tu alma. Este el único medio de cambiar tu destino pues depende de nuestros actos y pensamientos. El azar no existe.

Tercer consejo:

Haz el bien todo lo posible. Debes cuidar tus propias energía y huir de todos los sentimentalismos.

Cuarto consejo:

Hay que olvidar todas las ofensas, más aun, esfuérzate por pensar en el bien de tu mayor enemigo. Tu alma es un templo que no debe ser jamás profanando por el odio.

Quinto consejo:

Debes recogerte todos los días en lugares donde nadie pueda tumbarte siquiera por media hora. Sentarte y relajarte por un tiempo con los ojos medio cerrados y no pensar en nada. Despejar la mente fortifica enérgicamente cuerpo y espíritu, te pondrá en contacto con las buenas influencias.

Sexto consejo:

Debes guardar absoluto silencio de todos tus asuntos personales. Abstenerte como si hubieras hecho juramento solemne, no referir a los demás todo en cuanto a lo que pienses, oigas, sepas, aprendas, sospeches o descubras por un largo tiempo. Esto es una pauta de suma importancia. Debes ser como casa tapiada o jardín sellado.

Séptimo consejo:

Jamás temas a los hombres ni te inspiren sobresalto el día de mañana. Ten tu alma fuerte y limpia y todo te saldrá bien. Jamás te creas solo ni débil porque hay detrás de ti ejércitos poderosos que no concibes ni en sueño. Si elevas tu espíritu no habrá mal que pueda tocarte. El único enemigo a quien debes temer es a ti mismo. El miedo y la desconfianza en el futuro son madres funestas de todos los fracasos. Atraen las malas influencias y con ella… el DESASTRE.

Me hubiera encantado que éstas frases fueran mías pero son de Theophrastus Phillippus Aureolus Bombastus von Hohenheim (1493-1541) desde hace casi 500 años, más conocido como Teofrasto Paracelso.

Quiero terminar este articulo con una importante citación de Martin Luther King Jr. que dice:

“Si no puedes volar, corre; si no puedes correr, anda; si no puedes andar, gatea; pero hagas lo que hagas, ¡sigue avanzando!”.

Hay que seguir manteniendo activa nuestra mente y nuestro cuerpo. Pensar en el nuevo año que va a venir para poder poner nuestras metas, nuestras “piedras grandes”. Empezando con todos los objetivos relacionados con nuestra vida privada, y así dar paso también, a lo de nuestra vida profesional. Así pues, te invito a conocer las técnicas que he aprendido para hacer este tipo de control y planificación del tiempo, que desde hace milenios, se conocen como las técnicas o el ritual del Daruma.

Por último, decir que en unos años recordaremos todo este tiempo de confinamiento y de raras restricciones también como un tiempo de aprendizaje.