"Inmociónate", el gran salto hacia delante del sector inmobiliario

Muchas veces en la vida, cuando cree haber llegado a tocar fondo, es justo cuando el hombre encuentra, gracias a su aspecto más espiritual, la inspiración y la fuerza para superarse.
En estos últimos tres años ha habido en nuestro sector una gran cantidad de reuniones y seminarios pero, en realidad, no han sido muchas las ocasiones en las que se ha escuchado algo nuevo y realmente innovador.
Por eso destaca aun más la iniciativa de UCI, con su maxi evento de dos días en Madrid con un nombre tan llamativo y singular como INMOCIÓNATE.
Hay que decir que, ya desde el primer momento, la idea de este evento me pareció genial y me gustó mucho. La voluntad de reunir por primera vez, en una misma sala, una multitud de agentes inmobiliarios provenientes de diferentes ciudades y grupos inmobiliarios del país, rompiendo viejos esquemas y creencias, me pareció realmente útil y eficaz y, más que nunca, en sintonía con el momento que estamos viviendo…
Me ha encantado la posibilidad de reconducir tantos matices diferentes a una voz unívoca que dejase claro a todos que el mercado inmobiliario y las exigencias del cliente han cambiado profundamente y que los protagonistas del sector debemos tomar conciencia definitivamente de este cambio.
Un cambio que conlleva una diferente actitud en nuestro trabajo cotidiano para dejar atrás definitivamente la palabra crisis.
Creo que el resultado de estos dos días de trabajo ha superado las mejores expectativas de todos los participantes y hasta de los mismos organizadores…
Y todavía no se acaba el eco de este “llamamiento general” que ha levantado mucha ilusión entre todos los participantes y ha evidenciado dos aspectos muy importantes.
Por un lado la voluntad unívoca y unánime de dar un corte definitivo a la palabra crisis. Gracias a esta convención, muchos de los presentes han recibido el justo empuje emocional para dejar atrás momentos negros del pasado y mirar con más confianza al futuro.
Y en segundo lugar, se ha demostrado que por fin se puede volver a mirar a la profesión de agente Inmobiliario con más optimismo ya que todavía hay mucho trabajo para los que saben estar al día en la evolución del mercado y de la profesión.
Me ha parecido genial la idea de llevar al escenario a profesionales del sector de toda España para que explicasen al público la razón de su éxito de ventas en 2009, que en muchos casos ha sido de más de 10 unidades mensuales…
Estoy cada vez más convencido de que ha sido la misma crisis la que ha llevado consigo los gérmenes del cambio definitivo al que asistimos y que era ya sumamente necesario, no solo de ciclo económico sino también de cultura y de mentalidad.
Solo quien sepa interpretar los nuevos tiempos –conjugando una consolidada experiencia con una capacidad real de adaptación a este nuevo escenario- podrá utilizar a su favor todas las ventajas que un cambio tan radical puede conllevar.
En el segundo día de trabajo, gracias a los diferentes talleres organizados, pudimos centrar nuestra atención en la posibilidad de utilizar las nuevas tecnologías.
Personalmente, he tenido el gusto de poder explicar, en el taller temático sobre la MLS y las asociaciones, cómo hoy en día las nuevas tecnologías e Internet permiten nuevas formas de colaboración. Compartir informaciones hoy, significa una multiplicación exponencial de contactos y de posibles clientes y un aumento concreto del número de ventas de inmuebles.
Los datos estadísticos basados en agencias que ya utilizan este sistema hablan de un incremento de las ventas de hasta un 40% en los últimos dos años.
Pero, como bien hemos podido recordar en la tertulia que concluyó el taller, Internet completa pero no sustituye la profesionalidad del Agente Inmobiliario del nuevo milenio.
Al contrario, hoy más que nunca el mercado de la intermediación inmobiliaria necesita un alto nivel de profesionalidad, unido al conocimiento y a la capacidad de aplicación de los modernos recursos informáticos.
Ya no hay actividad económica que pueda competir en el mercado, o incluso existir, sin el recurso a estas nuevas herramientas que, en unos pocos años, se han convertido en algo imprescindible.
¿Podíamos imaginar, hace unos años, empresas que trabajasen sin teléfono o, en los últimos 10 años, pensar en nuestra vida profesional sin internet?
Gracias a INMOCIÓNATE ha sido fácil y realmente emocionante ver cómo, nuevamente, la profesionalidad se abre camino cada vez con más fuerza y motivación, porqué el destino del hombre siempre ha sido y estará en su capacidad de construir su futuro.

Cerrar menú