fbpx

Artículo revista "INMOBILIARIOS"

Artículo para la revista «Inmobiliarios»
NO HAY NADA MEJOR…
En tiempos duros como los de hoy no hay nada mejor que abrir la mente y dejarla viajar, porque afrontar la crisis con esta propensión a reflexionar, a dejarse llevar por nuevas ideas y nuevos estímulos es, yo creo, la única forma de reaccionar a las dificultades del momento.
Esto es lo que nos ha ofrecido la participación en los cursos y seminarios del Sell-A-Bration 2009 en S. Francisco , junto a una compañía tan interesante como divertida y encantadora, con quien sigo compartiendo tantos buenos recuerdos de viaje.
Siempre que viajo a Estados Unidos por negocios me parece como la primera vez, por el aire de confianza en el futuro que se respira – quizás por la “juventud” de este país- y por el nivel de novedades que siempre se aprecia en la otra punta del mundo. También en esta ocasión, en S. Francisco he podido revivir este aire de optimismo que, a pesar de la crisis, nos anima a seguir adelante en este sector.
Y por esto, junto a los muy bonitos recuerdos del viaje, lo que me he traído de vuelta en mi maleta ha sido una sensación de gran energía y de un mundo que sigue buscando recursos, aunque con más ganas de reflexionar para que la economía vuelva a arrancar con más fuerza.
Y, realmente, en estos días en S.Francisco las palabras que he escuchado mas veces han sido: energía, acción, compromiso, optimismo… Y no estoy hablando de optimismo en sentido abstracto, sino de una actitud mental positiva que se aplique con inteligencia y constancia en cualquier actividad cotidiana.
Sumamente importante es, en tiempos difíciles y confusos, la aplicación de un método de trabajo concreto. Es imprescindible trabajar aplicando un sistema lógico, resultado de estudio y experiencia, porque no hay peor enemigo en la conducción de una empresa que la improvisación o la casualidad de las acciones.
El método aconsejado es muy preciso y se desarrolla alrededor de otro concepto que resulta fundamental en la filosofía empresarial americana: la importancia de “hacer grandes las pequeñas cosas”.
La excelencia no consiste realmente en hacer grandes cosas que ya por sí mismas son grandes, sino al contrario: consiste en desarrollar conceptos simples y básicos y repetirlos con constancia en el tiempo, entrenando así nuestras capacidades para poder pasar a la aplicación practica en el trabajo.
Otro tema que me ha parecido muy importante y que comparto totalmente ha sido la atención sobre el peligro de un uso excesivo e inoportuno de la tecnología. En este mundo donde Internet y el correo electrónico han sustituido la comunicación verbal hay que tener presente que, en determinadas ocasiones, la humanidad de unas líneas escritas a mano o el calor de una llamada telefónica no son siempre substituibles porque -no hay que olvidarlo- la base de una satisfactoria relación de negocio y de trabajo nunca deja de ser el factor humano. Realmente me he dado cuenta de lo verdadero de la anterior aseveración al comprobar el decepcionante resultado de los mails enviados a nuestros clientes en Navidad, en comparación con la respuesta realmente satisfactoria de algunos contactos desarrollados a consecuencia de envíos de tarjetas personalizadas.
Esto nos introduce en el tema, también de gran importancia, de la colaboración y de la cooperación profesional. Saber compartir informaciones, perseguir una concreta cooperación- aunque dentro de un legítimo marco de leal competencia- no es exactamente, entre las relaciones profesionales, uno de los elementos más fáciles, y mucho menos en un sector como el inmobiliario que está sufriendo hoy uno de sus peores momentos.
Por esta razón ha sido realmente interesante la parte del seminario dedicada a las plataformas informáticas MLS y a su aplicación en el sector inmobiliario.
En Estados Unidos éstas representan una metodología de trabajo enormemente desarrollada, hasta el punto que una agencia inmobiliaria no se atrevería ni a abrir sus puertas sin estar asociada a una MLS o a más de una, según lo que un ponente del seminario- broker inmobiliario de gran éxito- nos contó.
más contactos = más clientes y mas clientes = más ventas. Todo esto con una gran reducción de gastos. Una verdadera vitamina anticrisis para cuantos quieran sobrevivir en este sector que, sobre todo aquí en España, vivirá el gran desafío de saberse adaptar a un nuevo concepto de cooperación profesional dentro de un mercado que difícilmente volverá a ser el mismo.
El futuro en este sector pertenecerá a los que sepan adaptarse a las nuevas condiciones del mercado, confiando en las innovadoras herramientas que hay, a día de hoy, al alcance de todos. En cambio, desaparecerán del mercado los que se obstinen en intentar solucionar viejos problemas con métodos obsoletos, según lo que el mismo Einstein definió como una locura: intentar cambiar el estado presente actuando siempre de la misma manera, sin modificar ningún factor.
Entre los puntos fundamentales para resistir a las dificultades del momento, ha sido realmente imprescindible la ponencia de la segunda sesión del primer curso, sobre la que es conocida como Ley de Pareto, introducida por las simpáticas imágenes de la película de Spielberg “E.T”. La Ley de Pareto considera de la máxima importancia saber despreocuparse de muchos asuntos que representan una pérdida de tiempo, ya sean personas o situaciones de las que ya sabemos que no aportarán nada enriquecedor a nuestro trabajo.
Las perdidas de tiempo constituyen el 80% de nuestra actividad que, en consecuencia, produce resultados de sólo el 20% de sus potencialidades.
Al contrario, el 20% de nuestro trabajo desarrollado a un nivel excelente de compromiso y responsabilidad llevará a un 80% de resultados y beneficios.
El éxito de una persona que vive con satisfacción el equilibrio entre su trabajo y su vida personal está marcado por la capacidad de saber reconocer y focalizarse en este 20%.
Ha sido un viaje muy interesante y he regresado de S.Francisco trayéndome a casa la sensación que, quizás también por el aire nuevo de concienciación y de cauto optimismo con que ha empezado la nueva era Obama, esta crisis- a pesar de ser motivo de gran dificultad para nuestra economía- puede representar una oportunidad concreta de renovación, dándonos la posibilidad de buscar nuevas oportunidades, desarrollando las potencialidades de nuestras empresas y persiguiendo nuevos retos y desafíos.

Cerrar menú